Blog  

Últimas publicaciones

Hablar de uno mismo no se tiene hoy por un rasgo de cortesía aunque en otro tiempo sí lo fuera: "Ahora cuéntame, extranjero, quién eres, en qué nave has venido, cómo se llamaban tus padres..." Y Ulises no paraba de hacerlo, exagerando a menudo, a veces mintiendo. Sírvanos esta invocación al más clásico de los clásicos de la lectura como escudo para hablar de nosotros, pues tenemos buenas noticias (ojalá sirva de precedente). El Ciervo ha sido distinguido con el Premio Nacional al Fomento de la Lectura 2020. Es una alegría que desde el Ministerio de Cultura se reconozca y se dé a conocer el trabajo de nuestra revista, y no cabe sino agradecerlo tanto a quien lo otorga como a quienes lo reciben, que son todos los que dan vida, aliento y alimento a El Ciervo: consejeros, suscriptores, redactores, colaboradores, amigos y demás familia, la gran familia de esta casa modesta que en su pequeñez encuentra grandeza y en su vejez septuagenaria el elixir de su vitalidad. Este premio nos obliga y nos compromete: dicho quede, pues, que vamos a seguir fomentando la lectura, empezando por la nuestra. Leer más
La obra ingente del griego Yannis Ritsos (1909-1990) cultiva tanto el poema extenso, de tono heroico, bajo el arquetipo de la tragedia clásica, como el poema corto, intenso y conmovedor. Es el caso de "Forma de la ausencia", perteneciente a Fragmentos, que aquí damos en la traducción de Miguel Castillo Didier. Leer más
De poco sirvieron las luchas del gran helenista y académico, Francisco Rodríguez Adrados, fallecido a los 98 años el pasado 21 de julio, para que la enseñanza de las humanidades y las lenguas clásicas en España, no quedara reducida a un ínfimo nivel. Pese a lo cual, sigue siendo creciente la demanda de cultura griega en una sociedad tan tecnológica como la nuestra. El País saca su colección de mitos griegos a los quioscos donde también encontramos a Platón; la poetisa y reciente Premio Nobel, Louise Glück, escribió un poemario bajo el título de El triunfo de Aquiles, mismo personaje al que Javier Gomá dedicó hace unos pocos años su Aquiles en el gineceo. Aquiles a quien, gracias a la película Troya, ya empezábamos a poner la cara de Brad Pitt. Carlos García Gual, destacado discípulo de Adrados, ha publicado este mismo año La deriva de los héroes en la literatura griega (Siruela) y Voces de largos ecos (Ariel), mientras la británica Edith Hall, especialista en cultura clásica, en su libro Los griegos antiguos (Anagrama) sintetiza en un decálogo las que ella considera principales cualidades del espíritu helénico. Para terminar este breve muestrario, Emilio Lledó, en apenas dos meses y en plena pandemia, vio como se agotaba su libro Fidelidad a Grecia (Taurus), que ya va por la segunda edición. Aunque en él habla de Bartók y de muchas otras cosas, su entusiasmo por lo griego llega a alcanzar niveles de idolatría. Así, exalta la figura del Zeus Eleutherios, del dios que da libertad, del dios que no necesitó de una casta sacerdotal, del dios de una religión de la vida y de la fidelidad a la tierra, de la armonía y el conocimiento. Leer más
313
2-11-2020
Le calificó de "matón", de incitar al odio, explicó que su hija, de trece años, había quedado en choque, que la habían apartado de clase. Anunció que hablaría con el director del centro para que expulsara al indeseable. Y daba su propio teléfono para que otros padres se sumaran a su reclamación de que "no tocaran a sus hijos". Hablaba con cierta calma, su indignación era contenida, era un padre de familia conmovido y eso le daba apariencia de credibilidad. En su página de Facebook, repitió su mensaje días más tarde, dando nombre y apellidos de quien había traumatizado a su hija. Pero la hija no había estado en clase y no quedó en choque. El padre controladamente indignado movilizó un asedio contra el supuesto matón. Pero el odio real y profundo era el de este hombre de 48 años que buscaba apoyo en las redes. Lo encontró en un joven de 18 años de origen checheno. Y el calificado de matón y de incitar al odio acabó decapitado al terminar el último día de clase antes de vacaciones. El odio asaltó las escuelas, traído por un padre. Leer más
O a tu abuelo, tu tía, tu padrino o quizás a tu hija. Llama a tu madre ahora y no cuando tengas tiempo. Llámala cuando lo pienses, no lo dejes para más adelante y si te dice que está ocupada, alégrate de su ocupación y llámale más tarde. Di por encima del teléfono, estoy hablando con mi madre, que es patente de corso que todo el mundo entiende, y como todo el mundo tiene, ha tenido madre, comprende, aprueba, envidia que se hable con su madre. –Perdone, es mi madre, al teléfono–, una fórmula que rompe incluso el hielo y que no podremos usar siempre. Leer más
Se acuerdan que al principio era de noche cuando aplaudíamos en las ventanas y que con el tiempo atardecía. Que primero los árboles no tenían hojas y luego brotaron. La vida transcurría lejos de nosotros durante el confinamiento. Ahora toca vivirlo todo de nuevo pero bajo nuevas reglas: sí se puede ir a trabajar, a un bar o a un restaurante, si volvemos temprano. También se puede pasear y hacer deporte, y en los municipios más grandes tenemos incluso un buen territorio por donde movernos a nuestras anchas. Aunque no sea lo recomendado. Leer más
El Ciervo está cumpliendo 70 años y no ha sido el pesimismo su compañía en este viaje –excepcional, porque marca en España un hito–. Y eso que motivos no le han faltado al pesimismo para imponerse en muchos momentos, en casa, en el país y en el mundo. Pues no. Llámese fe, esperanza, convicción, tozudez o como se quiera: sería romper con nuestro talante apuntarnos a esa ola de malhumor, de mal tono, malos modos y mal perder. Las olas van y vienen y esta pasará igual que tiempos más grises hemos visto pasar, y luego volver y pasar de nuevo. Si algo puede atestiguar El Ciervo es que no hay mal que 70 años dure. Leer más
Las bibliotecas ya no son almacenes de libros colocados todos en orden en sus estanterías en espera de ser leídos allí mismo o de tomarlos prestados. Han entrado en una nueva dimensión: se han convertido en verdaderos espacios culturales. Casi sin que nos diéramos cuenta –al menos así me ha sucedido a mí– han evolucionado, se han adaptado a los nuevos tiempos y ofrecen numerosas posibilidades a quienes se acercan a sus instalaciones. Ocurre así en la red de bibliotecas de grandes ciudades, y quizás no tanto en las de pequeños municipios. Además de leer, estudiar o trabajar en sus dependencias, hay zonas con ordenadores de uso público en los que puedes acceder a internet, salas de estudio con prolongación de horario en fechas de exámenes, exposiciones, charlas y conferencias de escritores, presentaciones de libros, recitales de poesía, clubs de lectura y una oferta interesante de propuestas para todos los gustos. Leer más
Tener memoria se considera una virtud, aunque perderla no es un vicio sino más bien una avería y a menudo una desgracia. La memoria es necesaria y eso se comprueba sobre todo cuando uno la echa en falta. Pero su necesidad, su conveniencia y su utilidad no siempre y no todos la han valorado. Bastantes educadores y pedagogos apartaron e incluso desterraron de sus métodos didácticos el fomento, el ejercicio de la memoria como instrumento de aprendizaje y de acceso al conocimiento. Ahora parece que esta tendencia remite y, como suele ocurrir con los péndulos, algunos prestigian la memoria con un punto quizá de exageración y afirman que sin memoria no hay cultura y aun que cultura es memoria. Es bueno que la memoria vuelva a la enseñanza y que los jóvenes la refuercen como hacen cada dos por tres con la ram de sus ordenadores. Saben que de ella depende la rapidez y la capacidad de sus funciones, sean estas los juegos tele-reunidos, el cine serializado, el chateo o el estudio poscovita. Leer más
Hace unos meses llegó a las librerías Las estrellas (editorial Tránsito) de Paula Vázquez, un relato autobiográfico acerca de la pérdida y el duelo, con la muerte de la madre como detonante de este relato. Sin perder este brillo propio de las estrellas, en esta obra excepcional de Paula Vázquez articula un diario de viaje en el que se abordan las relaciones maternofiliales, la reconciliación, el dolor, el paso del tiempo, la enfermedad, la aceptación de la ausencia de un ser querido. Ahora, la autora se confiesa para El Ciervo y nos cuenta cómo fue el proceso de creación y escritura de este excepcional libro. Leer más