Blog  

Categoría de las publicaciones / Andreu Llabina

De un tiempo a esta parte no dejo de ver embarazadas y carritos por la calle, un nuevo baby boom parece que ha llegado; o quizás no. Ahora estoy más sensible a esta realidad, que hasta hace poco pasaba inadvertida a mis ojos, será que hace nueve meses nació Lola, la hija de mi hermana y su pareja. Es la primera vez que soy plenamente consciente de la llegada de una nueva vida. Si con la adolescencia empecé a pensar en la decadencia y la muerte, ahora pienso en la plenitud y la vida. Leer más
Hace justo dos años una profesora (preservaremos su identidad y aquí la llamaremos Eva) me propuso ser la voz de los ex alumnos en la fiesta de los 25 años de mi instituto. Lo acepté desorientado e incrédulo. Nunca he sido un alumno modélico, y mucho menos durante la adolescencia. Repetí más cursos de los que cualquiera pueda imaginar, fui el campeón de los repetidores. Después, con el tiempo llegué a la universidad, saqué buenas notas, realicé un máster de dos años en uno y comencé los estudios de doctorado. Pero en el instituto boicoteaba mi propio futuro. Leer más
En su último espectáculo el humorista estadounidense Louis CK habla sobre religiones y dice que la cristiana ha ganado. Deja de hablar y el público sonríe incómodo sabiendo que quién lo dice es judío, sigue el monólogo y pregunta en qué año se encuentran. Desde la tribuna del teatro un hombre grita "dos mil diecisiete después de Cristo". ¡Exacto! Responde el showman. Sí, es cierto, desde occidente pensamos que hemos ganado, pero no estoy demasiado seguro. Se ha logrado consenso en la fecha, pero no en la estructura mental. Me explico. Mientras que en occidente tenemos la percepción de manera cíclica, un buen ejemplo son los relojes de aguja, en oriente tienen una percepción lineal, el tiempo avanza y avanza. Leer más
Fue hace unos veinte años cuando mi padre recién llegado de una conferencia en el extranjero me contó que en un futuro no muy lejano la tecnología habría avanzado tanto que llevaríamos dispositivos tan pequeños y tan potentes que podríamos ver la televisión, hacer llamadas y mandar documentos con aparatos parecidos a relojes de pulsera. En ese momento, mi imaginación era incapaz de visualizar lo que hoy en día tengo en la mano. Tener cámara fotográfica, calculadora, cámara de vídeo, procesador de textos, teléfono, reproductor de música, mapas y televisor entre otros gadgets, además de caro era prácticamente inasumible tenerlo todo en una misma habitación. Leer más
En Burkina Faso había un niño que vivía en pequeño poblado. La gente de ese lugar era muy pobre, las casas estaban hechas con barro y ramas, la tierra era árida y mala para el conreo. Una carretera pasaba vecina al pueblo, por allí circulaban coches y camiones llenando de polvo el aire de ese lugar. En medio de la nada, lejos de todo crecía un niño sin ir a ninguna parte. Al otro lado de la carretera había una línea eléctrica de alta tensión. Torres de metal se alzaban fuertes, los cables se dirigían de una a otra hasta perderse en el horizonte. Mientras tanto el niño crecía sin luz eléctrica. Leer más