Blog  

Categoría de las publicaciones / Carles Padró

Si la palabra de 2016 en inglés según el prestigioso Diccionario Oxford fue "post-truth", la de este año -aunque sean dos- debería ser "fake news". Si así fuera (y si no también), sería la constatación de un drama que se masca desde hace tiempo: que informarse y buscar la verdad de los hechos empieza a ser una tarea más que complicada. Porque las "fake news" o noticias falsas han venido para quedarse. Para quedarse y para difuminar un poco más la delgada línea que a veces separa la realidad de la ficción, cosa que nos aboca a la confusión absoluta y a una institucionalización abierta y descarada de la desinformación que sin duda engendrará sociedades menos libres. Cierto que lo de la desinformación no es algo nuevo, pero a diferencia de antes ahora crece y se reproduce a toda velocidad gracias a la decadencia de los medios tradicionales, a las grandes plataformas tecnológicas como Facebook o Google y al bajo coste de producción de las también llamadas "alternative facts", término que encierra un mayúsculo e indisimulado cinismo. Porque no me dirán que llamar hechos alternativos a falsedades o directamente mentiras no es de un cinismo desatado y sinvergüenza. Leer más
Resulta que a Emmanuel Macron se le derrite la cuota de popularidad al calor del verano. Su apoyo es sensiblemente menor que el de Sarkozy y Hollande a los cuatro meses de entrar al Elíseo y encima su idilio con los medios de comunicación empieza a menguar. ¿La culpa? Según el presidente francés, de la "mala comunicación" y la "falta de pedagogía" sobre sus reformas. No ha sido muy original a la hora de buscar las razones, que digamos. Ya es tendencia que cuando un líder moderno pierde simpatías lo achaque a que no se expone de manera adecuada su acción de gobierno. Es una especie de no es que lo haga mal, sino que la gente no sabe que lo hago bien porque no se lo explicamos como deberíamos. Cambiemos al director de comunicación, a ver si así remontamos Leer más
577
26-06-2017
A menudo leo noticias sobre todo tipo de investigadores de aquí que desarrollan su labor en otros países, junto a otros colegas que tampoco han nacido en el lugar en el que trabajan. Médicos, científicos, matemáticos… gente de diferentes orígenes étnicos, culturales y lingüísticos trabajando unidos por un objetivo común: saber más y mejorar las condiciones de vida de la especie humana. Comprender para progresar. Sencillamente admirable. Leer más