Blog  

Publicaciones de Lucia Montobbio

Durante el confinamiento, se ha centrado la atención, de forma puntual, en la comunidad hasídica de Nueva York. Pienso que se ha debido a dos razones centrales; la primera podría ser la popularidad alcanzada por la serie Unorthodox de Netflix. Y la segunda, la aparición de noticias en diferentes diarios sobre el elevado contagio del virus en estas comunidades. Un amigo judío me explica que está harto, que no entiende porqué existe tanto interés internacional sobre la comunidad hasídica de Brooklyn, que a escala internacional habría muchos otros temas, más relevantes, por tratar. Así que, movida por su reflexión, he contactado con el rabino David Libersohn de la comunidad Jabad de Barcelona; y con el rabino Avi Shafran director de asuntos públicos de Agudath Israel of America, entidad que aglutina diferentes comunidades hasídicas. La intención es lanzar el contrapunto que ellos pueden dar en esta situación; cómo les afecta el papel que han podido tener los medios de comunicación y los políticos. Leer más
El tercer sábado de noviembre, el Dr. Francesc-Xavier Marín impartió una conferencia sobre cómo la Mitología y la Simbología conforman el pensamiento narrativo. La conferencia tuvo lugar en el Aula Magna del Seminario Conciliar de Barcelona, enmarcándose en el programa del Diploma en Mitología y Simbología y en el contexto del día mundial de la Filosofía. Como punto de partida, el doctor Marín recuperaba la frase de Sócrates: "Una vida no examinada no merece ser vivida". Esta sentencia que nos ha llegado a través de Platón es el complemento de aquella otra que la tradición atribuye a la pitonisa del Oráculo de Delfos: "Conócete a ti mismo". La importancia de Sócrates (que divide la historia de la filosofía antigua en pre-socráticos y post-socráticos) proviene seguramente de su pretensión de vivir en profundidad, insatisfecho con las respuestas convencionales a las cuestiones determinantes: ¿qué son el bien, la belleza, el amor, la justicia, el poder…? Es la negativa a una vida simplemente vivida, a una existencia puramente biológica, y la apuesta por la búsqueda de una vida clarificada porque va en busca de sentido. Leer más
Bruno Belil Espinós nació en Barcelona un noviembre, hace poco cumplió 31 años, de los cuales algunos los ha vivido en Alemania. Estudió Bellas Artes en la Universidad de Barcelona y ahora trabaja como titiritero. Es padre una niña que recién cumple un año y vive con ella y su pareja, actriz, en Colonia. Le gusta pasar tiempo un su taller, pasearse por su mundo imaginario de donde emergen sus marionetas de madera, trapo y hierro. Leer más
Hace algún mes reflexionaba en este mismo blog sobre la cara negativa de la ambición. Lo hacía a partir de una conferencia a la que asistí en el Palacio Pedralbes. Ahora ya han pasado dos meses, y me animo a escribir sobre la parte positiva de la ambición. Recapitulando lo escrito en el artículo anterior: alguien que ambiciona de forma negativa, es alguien que se mueve según sus intereses sin pararse a pensar si la acción podrá dañar a otros o incluso a sí mismo ("Las tumbas están llenas de biografías y no de restos humanos"), es alguien que busca metas y desafíos cada vez más difíciles y no disfruta de los logros que ya ha obtenido durante el camino ("Caminamos con el ego entre los dientes como si fuera un cuchillo"), suele estar insatisfecho, quiere controlar cualquier situación, busca competir con el otro y mide su valor por los éxitos que acumula ("Somos ansia y contabilidad"). Leer más
1109
28-01-2019
Estos 6 meses en casa con Claudia, a la que he dedicado la mayor parte de mi tiempo, he pensado sobre la ambición. Palabra que puede llevar connotaciones tanto positivas, como negativas. Según se mire. Por ejemplo, me considero una persona poco conformista y algo ambiciosa. Aún así, he pausado mi vida profesional e incluso parado mi carrera como periodista al llegar esta nueva persona a nuestras vidas. Lo he hecho de forma consciente y voluntaria. Para algunos, esto puede ser interpretado como poco ambicioso. Depende. Leer más