Blog  

Publicaciones de Redacción El Ciervo

​El corazón de la fiesta (Anagrama 2020) es la última novela de Gonzalo Torné, autor de otros libros como Los años felices (Anagrama, 2017), Divorcio en el aire (Literatura Random House, 2013) o Hilos de sangre (Literatura Random House, 2010). Gonzalo Torné se confiesa para El Ciervo y sus lectores y nos cuenta cómo fue el proceso de esta novela, que aborda cuestiones como el dinero y la corrupción, el nacionalismo y las diferencias de clase. Leer más
​Marta Sanz ha publicado recientemente ​pequeñas mujeres rojas (Anagrama 2020), el libro con el que cierra la trilogía del detective Arturo Zarco. En ella profundiza en la memoria, "memoria del cuerpo y cuerpo de la memoria", a partir también, como nos cuenta en este texto, de una sensación de miedo con el auge de una ultraderecha española que siempre ha estado ahí. La autora se confiesa ante los lectores y lectoras de El Ciervo y nos cuenta cómo fue tomando cuerpo esta magistral novela. Leer más
Ayer, 8 de agosto, falleció Pere Casaldáliga, amigo y referente de El Ciervo. En su memoria reproducimos el texto que José Ignacio González Faus escribió para los claretianos y la fotografía de Juan Guerrero, publicada en el número de mayo-junio de 2016 de El Ciervo, dentro de la monografía "Brasil, el paraíso en obras". El obispo y el fotógrafo unieron sus voces en el libro "Los ojos de los pobres" y en la exposición itinerante "De profesión, esperanza". Leer más
Dámaso Alonso (1898-1990) es recordado por su libro Hijos de la ira, de 1944, que irrumpió con toda su fuerza existencialista en plena posguerra española. Pero en la década siguiente escribió quizás algunos de sus poemas mejores, aunque no se cuidaría de agruparlos en libro hasta muchos años después, en 1981, bajo el título de Gozos de la vista. A él pertenece este estremecedor poema, recogido también en el reciente "Pliego de Poesía" de El Ciervo, nº 782 (julio-agosto 2020). Leer más
Especular económicamente con una pandemia mortal es un crimen y da rabia. Hacerlo políticamente da bastante pena. Ignora que la razón de un tentetieso, lo que le impide caer o vencerse, no está en el hueco de la figura sino en el peso de su fondo. Y en este asunto el fondo dice que cuando ocurre una desgracia la gente se vuelca para ayudar en lo que sea. Nada cuenta más ni hay más cuento. Pasa en todas partes porque propio es de los humanos mostrar lo mejor (lo peor también) de la humanidad, pero sí parece que aquí tenemos una manera más vibrante de manifestar la solidaridad, esa virtud. Antes la llamaban caridad. Leer más