Blog  

12 Resultados de etiquetas por Elecciones

Ayer se celebraron las elecciones generales en España. Este texto se pensó, redactó, editó y muy cerca estuvo de publicarse –por despiste propio– antes incluso de que se celebraran los comicios. No porque se trate de una quimera, sea un intento de futurología o –lo que es peor– piense que nadie lo leerá, sino debido a que el resultado se decidió mucho antes de que los españoles fueran en masa dominguera a depositar su voto en las urnas. Leer más
Estrenaba este blog hablando de política. Las elecciones generales en España dejaban un panorama inaudito: más de dos partidos con una amplia representación política; la necesidad de llegar a pactos para gobernar. Y me felicitaba como me alegré con cada resultado electoral en Euskadi, la vía que en el norte encontramos para hacer digerible el –muy habitual– disenso. Han pasado los meses, y todo sigue igual. Nada ha cambiado. El desacuerdo es la norma. Mientras, los líderes, segundos espadas y todo aquel con un cargo de más o menos relevancia prediga en un medio o en otro las razones del 'no'. Porque 'no' es, sin duda, el palabro querido por todos. Leer más
Cuando el nefasto personaje Donald Trump ganó las elecciones, los medios de comunicación más serios trataron de comprender cómo había sido posible tal disparate y cómo había podido influir su papel en tan inesperado desenlace. Emprendieron una autocrítica severa seguida de un mea culpa y propósito de enmienda. Una de las conclusiones de su examen fue que no habían entendido –y ya tiene delito a esas alturas– que una premisa muy básica de la comunicación, "lo importante es que se hable de uno aunque sea bien", no es solo una broma divertida sino una inteligente verdad como un templo. Leer más
Cuando el nefasto personaje Donald Trump ganó las elecciones, los medios de comunicación más serios trataron de comprender cómo había sido posible tal disparate y cómo había podido influir su papel en tan inesperado desenlace. Emprendieron una autocrítica severa seguida de un mea culpa y propósito de enmienda. Una de las conclusiones de su examen fue que no habían entendido –y ya tiene delito a esas alturas– que una premisa muy básica de la comunicación, "lo importante es que se hable de uno aunque sea bien", no es solo una broma divertida sino una inteligente verdad como un templo. Leer más
En plenas elecciones municipales, la figura resulta aún más atractiva. Cuando cae la tarde, el alcalde, la alcaldesa recoge sus papeles. "Que tengas suerte, buen trabajo", dice a su relevo que llega con el ímpetu de quien inicia la jornada laboral y la modestia de quien ejerce un servicio. En diferentes ciudades europeas hay alcalde de noche. Berlín, Amsterdam, Zurich, Londres, París, Toulouse , Valencia. Y, sin duda, se va a extender a muchos otros lugares ante la seducción que supone de pretendida modernidad. Los responsables municipales, si comparten el poder, ya no van a despertarse sobresaltados con un impensable incidente. El responsable de noche habrá tomado las primeras medidas, demostrando que el cuidado de la ciudad no cesa, ni cuando el músculo duerme, la ambición descansa. Leer más
En plenas elecciones municipales, la figura resulta aún más atractiva. Cuando cae la tarde, el alcalde, la alcaldesa recoge sus papeles. "Que tengas suerte, buen trabajo", dice a su relevo que llega con el ímpetu de quien inicia la jornada laboral y la modestia de quien ejerce un servicio. En diferentes ciudades europeas hay alcalde de noche. Berlín, Amsterdam, Zurich, Londres, París, Toulouse , Valencia. Y, sin duda, se va a extender a muchos otros lugares ante la seducción que supone de pretendida modernidad. Los responsables municipales, si comparten el poder, ya no van a despertarse sobresaltados con un impensable incidente. El responsable de noche habrá tomado las primeras medidas, demostrando que el cuidado de la ciudad no cesa, ni cuando el músculo duerme, la ambición descansa. Leer más
Sorprende ver cómo un país sumido en el caos político, sin gobierno ni presupuestos durante un año o incluso más, sigue funcionando sin mayores problemas. El ejemplo más vivo es el de los belgas, quiénes están acostumbrados a sobrevivir a largas crisis de gobierno, llegando a estar 541 días para formar el del 2010. Tres años antes ya habían estado 194 días sin ejecutivo y, sin embargo, ello no les impidió seguir trabajando e incluso firmar el Tratado de Lisboa de 2007. Leer más
Sorprende ver cómo un país sumido en el caos político, sin gobierno ni presupuestos durante un año o incluso más, sigue funcionando sin mayores problemas. El ejemplo más vivo es el de los belgas, quiénes están acostumbrados a sobrevivir a largas crisis de gobierno, llegando a estar 541 días para formar el del 2010. Tres años antes ya habían estado 194 días sin ejecutivo y, sin embargo, ello no les impidió seguir trabajando e incluso firmar el Tratado de Lisboa de 2007. Leer más
Sabemos que en noviembre habrá elecciones, con gobierno o sin gobierno socialista, pero no me refiero a esta "hora socialista", sino a la hora europea y de largo aliento a que están llamados los socialistas. Claro que para esa hora llegue es necesario formar un buen gobierno de cambio, pero no a cualquier precio. Oímos o leemos: "el régimen del 78". Con la monarquía parlamentaria de 1978 acabaron 36 años de dictadura militar (1939-1975) y, aunque podía haber sido una república parlamentaria, el pacto fundó una constitución democrática de una monarquía parlamentaria, homologable a otras democracias europeas, monárquicas o republicanas. Quien pretende desacreditar y "superar" engañosamente o quien se apropia de aquel momento para fijar una única lectura oclusiva, no sirve a la democracia, sirve sólo a sus intereses ideológicos o puramente crematísticos, si es que ambos no convergen. La monarquía parlamentaria es de todos los españoles: quiere y debe integrar a todos. Es integradora a fuer de reconocer la diversidad. Es integradora porque no excluye a nadie del pluralismo, ideológica, social o nacional. Leer más
Sabemos que en noviembre habrá elecciones, con gobierno o sin gobierno socialista, pero no me refiero a esta "hora socialista", sino a la hora europea y de largo aliento a que están llamados los socialistas. Claro que para esa hora llegue es necesario formar un buen gobierno de cambio, pero no a cualquier precio. Oímos o leemos: "el régimen del 78". Con la monarquía parlamentaria de 1978 acabaron 36 años de dictadura militar (1939-1975) y, aunque podía haber sido una república parlamentaria, el pacto fundó una constitución democrática de una monarquía parlamentaria, homologable a otras democracias europeas, monárquicas o republicanas. Quien pretende desacreditar y "superar" engañosamente o quien se apropia de aquel momento para fijar una única lectura oclusiva, no sirve a la democracia, sirve sólo a sus intereses ideológicos o puramente crematísticos, si es que ambos no convergen. La monarquía parlamentaria es de todos los españoles: quiere y debe integrar a todos. Es integradora a fuer de reconocer la diversidad. Es integradora porque no excluye a nadie del pluralismo, ideológica, social o nacional. Leer más
El próximo domingo en casa vamos a votar por muchas razones pero principalmente por una: porque están convocadas elecciones generales. Parece una obviedad, pero los que no pueden votar nunca son en el mundo la inmensa mayoría: solo el 4,5 % de la población mundial —y ahí estamos nosotros— vive en completa democracia, según los datos de 2019 del Democracy Index de la Unidad de Inteligencia de The Economist. De manera que esta es la razón principal: ejercer y no menospreciar o desaprovechar un derecho del que por fortuna y con justificado orgullo disfrutamos. Leer más
El próximo domingo en casa vamos a votar por muchas razones pero principalmente por una: porque están convocadas elecciones generales. Parece una obviedad, pero los que no pueden votar nunca son en el mundo la inmensa mayoría: solo el 4,5 % de la población mundial —y ahí estamos nosotros— vive en completa democracia, según los datos de 2019 del Democracy Index de la Unidad de Inteligencia de The Economist. De manera que esta es la razón principal: ejercer y no menospreciar o desaprovechar un derecho del que por fortuna y con justificado orgullo disfrutamos. Leer más