- Correspondencia, Paul Celan y Nelly Sachs
- Léxico familiar, Natalia Ginzburg
- La razón y otras dudas, José Mateos
- Teresa de Ávila y la España de su tiempo, Joseph Pérez
- Eclesiología. La sacramentalidad de la comunidad cristiana, Salvador Pié-Ninot
- La visita y otros libros, Ana Becciu

[<< Anterior]  01 02 03 04 05 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 [Siguiente >>]

 
 
 
Narrativa
Léxico familiar

Natalia Ginzburg
Lumen , Barcelona,2007

Este libro se lee como una novela pero no lo es, aunque así se la cataloga (sucede también con A sangre fría, de Capote, que es en realidad un reportaje) y esa es una de sus excelencias y acaso su gran virtud. La historia que aquí se narra está basada en hechos tan reales, que a pesar de que el deseo de su autora fue que se leyera como una ficción, cosa que consiguió con creces, se trata de un libro de memorias en toda regla. Nada mejor que los libros fronterizos, los que se saltan las reglas de los géneros. Pero no es esta una autobiografía donde el yo se revela en toda su amplitud, sino un ejercicio mnemotécnico en el que quien firma se reserva un discreto segundo plano para privilegiar a quienes la rodearon: “No deseaba hablar de mí”, dice en la nota introductoria Natalia Ginzburg (Palermo, 1916-Roma, 1991). De esta guisa, la escritora italiana proyecta la luz sobre sus padres, hermanos, amigos y demás ofreciendo un retrato de amplio alcance donde ningún episodio se nos antoja superfluo por nimio que parezca. Viene a ser un canto a las pequeñas cosas aún pudiendo hablar de grandes acontecimientos, ya que le tocaron en suerte décadas de grandes cambios y en su epicentro la cruel Segunda Guerra Mundial.
Ginzburg despliega sabiamente en Léxico familiar la peripecia vital de los suyos, judíos antifascistas instalados en Turín hasta el medio siglo y, al cabo, víctimas de diversas modalidades de exilio. Desde la infancia y sus veraneos en la montaña, donde los vástagos eran víctimas de las excursiones a las que tan aficionado era el pater familia, a la represión fascista que costó sufrimiento y cárcel a alguno de los suyos: el padre, científico, perdió su cátedra, y Leone, su marido, murió en prisión. Además de narrar episodios jocosos, en un contexto de una cierta extravagancia asumida como inevitable que ya olfateamos en los personajes de su primera novela, Por el camino que va a la ciudad, publicada aquí por la editorial vasca Bassarai, la autora hace en este libro especial hincapié en las voces, de ahí el título. Los modos de hablar, ese lenguaje propio que singulariza a la gente y la hace única e irrepetible son el hilo conductor. Su madre salía por las mañanas a ver, literalmente, si el fascismo estaba aún en pie. Al padre, Levi, le gustaba llamar “palurdo” a casi todo el mundo, y a la criada la tildaba de “demente” porque tocaba sus cosas. Códigos lingüísticos privados a los que los ocasionales visitantes permanecen ajenos y que son reflejo de una particular postura vital, basada ante todo en la ausencia de hipocresía.
Corría 1963 cuando Léxico familiar fue galardonado con el Premio Strega y aun así resiste de maravilla el paso del tiempo. Se ha convertido en un clásico moderno de la literatura testimonial, adquiriendo una especial relevancia las páginas que hablan de la aventura intelectual que vivió Natalia Ginzburg en el seno de la mítica editorial Einaudi, donde fue amiga de Cesare Pavese, pero también de otras figuras relevantes como Calvino o Balbo. Miembro privilegiado de esa fábrica de sueños, allí gestó ella su palabra escueta, el tono intimista y el toque costumbrista que la caracterizan.

M. Ángeles Cabré

Rognetta decía que Alemania invadiría dentro de poco no sólo Francia e Italia, sino todo el mundo, por lo cual en él no quedaría ni un palmo de tierra donde sobrevivir. Antes de irse me preguntaba por mis niños, y yo le contestaba que estaban bien; y una vez mi madre le dijo: '¿Qué más da que estén bien si dentro de poco vendrá Hitler y nos matará a todos?' (p. 179)

 
Marzo-abril  2014
nº 746

ver sumario
¿Qué buscas?
  
 
Novedades
 
Acta del jurado 38º Premio Enrique Ferrán

Hugo Aznar, ganador del Premio por su artículo “La rebelión de los públicos”
Artículos destacados
  La penitencia de confesar
Joaquim Gomis
  Escuchar historias, vivir otras vidas
José Martí Gómez
  Daniel Berrigan:
Bárbara Arizti y Andrés García Inda
  Chéjov, el humanista de la austeridad
Enrique Moreno Castillo
  Mi biblioteca del holocausto
Carolina Moreno Tena
  La semilla de ‘La sonrisa etrusca’
José Luis Sampedro
  Por qué la religión no puede vivir sin mística
Luke Timothy Johnson


Editorial
+ Supermán no existe     
Jordi Pérez Colomé
Cómo debe ser la educación
+ Cómo mejorar en el informe PISA     
Miquel Martínez