Mi biblioteca personal

José María Díez-​Alegría (1912)
Teólogo
José María Díez-​Alegría nació en Gijón en 1911. En 1927 empezaba los estudios de Derecho en la Universidad Complutense de Madrid y en 1930 entraba en la Compañía de Jesús. En 1943 fue ordenado sacerdote, en 1944 se licenciaba en Teología, tres años más tarde se convertía en doctor en Filosofía y en 1952 obtenía el doctorado en Derecho. Desde entonces fue profesor de la Facultad de Filosofía de la Compañía de Jesús y a partir de 1961 en la Universidad Gregoriana de Roma. En 1973 se trasladó al Pozo del tío Raimundo donde vivió en una pequeña comunidad de jesuitas en torno a José María de Llanos, “en un nivel de vida muy pobre, pero alegre y solidario, que resultó aleccionador”, según el mismo Díez-​Alegría. A causa de la publicación del libro Yo creo en la esperanza (1973) y debido a presiones del Vaticano, tuvo que abandonar jurídicamente la compañía en 1978 pero siguió viviendo en comunidades de jesuitas. En aquella época, en su tarjeta de presentación se podía leer: “Jubilado por méritos de guerra incruenta”. Algunas de sus obras son Teología en broma y en serio (1975), Rebajas teoógicas de otoño (1980), Cristianismo y propiedad privada (1988) o Yo todavía creo en la esperanza (1999). Por sus 90 años le ofrecieron una fiesta las comunidades cristianas de Vallecas. El pasado 27 de junio, la Asociación de Teólogos y Teólogas Juan XXIII (de la que es socio fundador y fue presidente entre 1988 y 1996) le hizo “un homenaje más académico, pero también fraterno y cordial”, según sus palabras. Ahora, a sus 91 años, vive en un piso de jesuitas en la calle Cadarso de Madrid.



He leído mucho de literatura, de filosofía, de ciencias sociales. Quiero recordar tres libros de imaginación: El Quijote de Cervantes, que empecé a leer desde niño, los Papeles Póstumos del Club Pickwick de Carlos Dickens, que leí en la adolescencias, y, en la madurez, la magnífica novela de Mijaíl Bulgákov El Maestro y Margarita.
Pero mi vida desde los dieciocho años (tengo noventa cumplidos) ha estado concentrada en la búsqueda, la identificación existencial y el intento de seguimiento del Jesús real (el de Nazaret, del que nos habla el Evangelio de Marcos).
Quiero anotar aquí unos cuantos libros que me han ayudado en mi empresa.


LA BIBLIA
Varias veces la he leído entera, incluso los libros que nos resultan más áridos. Pero como lectura continuamente repetida sin cansancio, señalo los siguientes: una antología de textos de los Profetas, Job, Cantar de los Cantares, Rut, Jonás, una antología de los Salmos, Eclesiastés, Evangelio de Marcos, Bienaventuranzas y parábolas (Marcos, Mateo y Lucas), Pablo (1 Tesalonicenses, Gálatas, Filipenses), Primera Carta de Pedro, Carta de Santiago, una antología del Evangelio y de la Primera Carta de Juan, una antología del Apocalipsis.

JOAQUÍN JERMÍAS,
LAS PARÁBOLAS DE JESÚS
Las parábolas son un camino muy sólido de acercamiento al Jesús real. Este autor las analiza de manera válida y sugestiva, señalando a veces antecedentes que ponen de relieve la originalidad de Jesús.

JOHN A. T. ROBINSON,
EL CUERPO. ESTUDIO DE TEOLOGÍA DE SAN PABLO
Esta obra de 1968 me mostró la vinculación directa de los bautizados con Jesucristo, frente a la tendencia a absolutizar la mediación del “cuerpo” eclesial.

JOSÉ PORFIRIO MIRANDA,
MARX Y LA BIBLIA CRÍTICA A LA FILOSOFÍA DE LA OPRESIÓN
Un conjunto impresionante e indiscutible de reflexiones, especialmente sobre el Pentateuco y los Profetas, con los que se vinculó Jesús de Nazaret, a quien su denuncia profética le llevó a morir víctima de los poderosos de su tiempo.

ERNST KÄSEMAN,
LA LLAMADA DE LA LIBERTAD
Hay que partir necesariamente del hecho de que las iglesias han sido generalmente a lo largo de mil quinientos años un apoyo a las clases acomodadas y rectoras. La Iglesia le tiene miedo a Jesús. Le tiene pánico al fuego que Jesús vino a traer a la tierra. Por eso, hipertrofiando sus poderes, se apodera de la libertad para proteger a las almas confiadas a ella, a repartir después esa libertad en dosis microscópicas donde a ella le parece deseable.

EDWARD SCHILLEBEECKX,
JESÚS. LA HISTORIA DE UN VIVIENTE E IL CRISTO. LA STORIA DI UNA NUOVA PRASSI El autor analiza con gran lucidez la evolución de las cristologías neotestamentarias. El carácter bifocal del mensaje cristiano –el reino de Dios y Jesús Salvador, no yuxtapuestos, sino conjugados– abre la posibilidad de una deformación simplificadora, en que se deja caer el anuncio del reino escatológico y se introduce la proclamación de un Cristo distinto, desvinculado del drama y del problema histórico de la justicia hecha a los pobres. En el desarrollo ulterior de las iglesias cristianas hay un factor que les impide romper su colusión con las estructuras del capitalismo moderno: su elevado grado de institucionalización. Aunque interiormente distantes del sistema que hace cada vez más pobres a los pobres y cada vez más ricos a los ricos, estas iglesias están ligadas al sistema en el plano institucional y por tanto tienen que tener la boca cerrada. ¡Para estar en condiciones de poder llevar su mensaje tienen que dejar de hablar! Es el círculo vicioso que caracteriza esta situación.

HANS KÜNG,
EL CRISTIANISMO. ESENCIA E HISTORIA
Una lúcida exposición de todo lo que hay de relativo, humano y mudable en el cristianismo real en este libro publicado en España en 1997. El autor examina la sucesión de paradigmas en que se va plasmando la fe cristiana a través de la historia: el judeo cristiano primitivo, el ecuménico cristiano de la edad antigua, el católico romano de la Edad Media, el evangélico protestante de la reforma y el racionalista progresista de la modernidad, que afronta especialmente en Friedrich Schleier-​macher. Hay que abrirse hoy a un paradigma que reavive el de la bienaventuranza de los pobres.

HERBERT HAAG,
¿QUÉ IGLESIA QUERÍA JESÚS?
Este libro de 1998 aporta una serena y lúcida desmitificación de las actuales estructuras de la Iglesia Católica Romana.

RAINER ALBERTZ,
HISTORIA DE LA RELIGIÓN DE ISRAEL EN TIEMPOS DEL ANTIGUO TESTAMENT
Un libro interesantísimo, traducido al castellano en 1999. De gran ayuda para acercarse al Jesús real.

JOHN P. MEIER,
UN JUDÍO MARGINAL
Una admirable investigación sobre el Jesús histórico, metodológicamente riguroso, libre tanto de presupuestos dogmáticos como de posiciones hipercríticas de escasa probabilidad.

Revistas del grupo

Publicidad