Ni la menor idea

Francesc González Ledesma
Novelista
Ya de entrada, les confesaré que no tengo la menor idea de lo que es un best seller, aunque debería tenerla. No en vano he trabajado en editoriales gran parte de mi vida.
Y es que los editores tampoco lo ven claro, ni mucho menos, aun sabiendo, por supuesto que algunas firmas en auge les proporcionarán buenas ventas, o al menos se supone que lo harán. En lo demás, pura ley de probabilidades. Varios editores me han dicho: “De los diez libros que he contratado, dos serán éxitos, seis me permitirán reponer gastos, y con los otros dos perderé dinero, pero no sé cuáles son los unos o los otros”. Hubo un editor a quien le clasificábamos los libros para adquirir del uno al cinco, por orden de calidad, y él, que no se fiaba de los asesores, decía muchas veces: “Compren los dos últimos”. He de confesarles que no siempre se equivocaba, pero la editorial murió, y un día de éstos se va a celebrar por ella una misa de réquiem.
Es decir, he llegado a una edad de esas que llaman “respetables” sin merecer respeto alguno, porque no tengo las ideas claras. Sé que algunos editores americanos suelen aconsejar a sus autores de plantilla: “Que su libro sea de tantas páginas, tenga una heroína mulata, un diez por ciento de política, un cuarenta por ciento de acción y viajes, un treinta por ciento de amor puro y un veinte por ciento de cama”. Pero ésta es una receta de cocina más que el esquema de una novela, aunque a veces resulta. ¿Y si no resulta? Supongo que, al menos, el editor se llevará la cama.
Les pido perdón por no tener ninguna certeza, aunque seguiré buscándola.

Revistas del grupo

Publicidad