Algo no encaja

A finales de junio, uno de los principales periódicos españoles publicaba una información sobre Mozambique y Zimbabue. La noticia decía que esa zona del África austral sucumbe entre el sida y la falta de agua. Del texto se destilaba una sensación abrumadora: había agua en los ríos pero no hay sistemas de riego, cuando vuelva el agua no tendrán semillas porque se las habrán comido, el 15 por ciento de los niños mueren por desnutrición. Todo ello iba ilustrado por una fotografía de unos chavales mal vestidos que esperaban un plato de comida. Todo esto en la página de la izquierda.
A su lado, en la página de la derecha, tres niños rubios corrían sonriendo en bañador. Era un anuncio donde se conminaba a los padres a preparar unas grandes vacaciones con los mejores precios de ropa. Por ejemplo, unas zapatillas costaban un 30 por ciento menos o unas sandalias, sólo 32 euros.
Está claro que algo no encaja. La combinación de estas dos páginas es una paradoja dolorosa. Damos por hecho que las cosas son así, tanto lo que sale a un lado como al otro. Incluso mencionarlo puede hastiar un poco: siempre estamos con lo mismo. Así que hay algo que no acaba de encajar. Y no sabemos lo que es.

Revistas del grupo

Nuestra redacción

Publicidad