Conspiraciones, que no falten

A ver, el 11 de septiembre de 2001 hubo en Estados Unidos unos atentados tremendos. Todos lo vimos y sabemos de qué se trata. Osama Bin Laden y la red Al Qaeda estaban detrás del ataque. ¡Vaya novedades que contamos los de El Ciervo!
Pues sí que es una novedad. Es novedad porque hay miles y miles de personas que no se lo creen. En Francia, Thierry Messian publicó el año pasado La terrible impostura, que ha sido traducido a dieciocho lenguas –ojo, dieciocho, entre ellas chino, japonés, rumano, albanés, ruso, checo, casi todas las que podamos imaginar. En su país vendió 200.000 ejemplares.
Por su lado en Alemania el cuarto libro en las listas de ventas es La CIA y el 11 de septiembre, de Andreas von Bülow, y ahora viene lo fuerte, ¡ministro! del antiguo gobierno de Helmut Schmidt. Von Bülow apunta que CIA y Mosad –israelíes– están detrás de los atentados. Tres libros más, uno de los cuales ha vendido más de 100.000 ejemplares, hablan de conspiraciones, tejemanejes y secretos de Estado. Uno de sus autores cree que “el 11 de septiembre ha sido el lavado de cerebro más grande de todos los tiempos”. Además, un 31 por ciento de los alemanes menores de 30 años creen en la conspiración.
Y sin embargo, lo peor de todo esto es que mientras leemos esto nos estamos preguntando: ¿y si hubiera sido así? ¿Y si alguien malo, el cerebro gris que teje el destino del universo, quiere engañarnos?

Revistas del grupo

Publicidad