Una noticia bomba y sin enterarnos

El 15 de noviembre unos terroristas se hicieron saltar por los aires en una sinagoga de Estambul, en Turquía. Esta no es la noticia bomba, claro, todos los medios la sacaron en sus portadas.
Días después, cuando reabrían al público la calle de la sinagoga atacada el gran rabino de Turquía y el alcalde de la ciudad, Sefik Elaltuntas, el padre de uno de los terroristas, declaró lo siguiente al periódico Zaman: “Nosotros somos una familia respetuosa que ama nuestra nación, bandera y el Corán. Pero no podemos entender porque este chico ha hecho lo que ha hecho. Deseamos reunirnos con el gran rabino de nuestros hermanos judíos. Déjenme abrazarle. Permítanme besarle las manos y túnica. Quiero disculparme en nombre de mi hijo y ofrecer condolencias por las muertes. Estaremos condenados si no nos reconciliamos”.
Esta noticia no apareció, no ya en las portadas a toda página, sino en ninguna parte. Y sin embargo es más noticia que la otra. Y si no lo es, pues habría que pensar por qué.

Revistas del grupo

Nuestra redacción

Publicidad