Se preocupan por nosotros

Hace unas semanas, la cantante Janet Jackson –la pobre– mostró un pecho ante 143 millones de telespectadores en el descanso del partido de fútbol americano más importante del año. 200.000 telespectadores norteamericanos se quejaron.
Días después, 12 millones de británicos miraban «Soy famoso… ¡Sacadme de aquí!» (una especie de Gran Hermano inglés donde un grupo de famosillos debe sobrevivir en la selva). Una de las celebridades, Johnny Rotten, el ex líder del grupo punk Sex Pistols, empezó a insultar a la audiencia con tremendos tacos. La tele recibió 100 quejas.
Dados estos hechos, ambas cadenas optaron por retrasar unos segundos la emisión de los directos para poder suprimir cualquiera de estas desgracias a tiempo.
En España no cuidan así de nosotros. Es más, para nosotros lo de Jackson y Rotten es cosita de niños. Los españoles ya estamos curados de espantos, piensan nuestros directivos televisivos. Somos maduros y machotes, qué alegría.
Eso sí, en el telediario necesitamos un poco de control. Demasiada realidad heriría nuestra sensibilidad, parece. Se preocupan por nosotros.

Revistas del grupo

Publicidad