Los esclavos existen

Un esclavo es una “persona que por estar bajo el dominio de otra carece de libertad”, según la Real Academia. De estos, en el mundo hay 27 millones, según las estimaciones más bajas. El esclavaje no es algo antiguo, de los campos de algodón norteamericanos y de las costas africanas.
De esos 27 millones actuales la mayoría son personas que ofrecieron su cuerpo como garantía para saldar una deuda que nunca disminuye, incluso por generaciones. Viven en India, Pakistán, Nepal y Bangladesh.
El tráfico humano es la tercera fuente de ingresos de las organizaciones criminales después de las drogas y las armas. El destino de los esclavos es casi siempre la prostitución. En Estados Unidos entran cada año entre 14.000 y 17.500 personas que se venderán en la industria del sexo, como criadas o jornaleros.
Es una enorme desgracia. Sin embargo, el presidente de la fundación Free the Slaves (Liberad los esclavos), Kevin Bales, confía en el futuro. Tiene estas razones: a pesar de que hay más esclavos que nunca, proporcionalmente respecto a la población mundial, son menos que nunca; hoy no hay que conseguir la abolición del esclavaje, ya que todos los países tienen su ley que lo prohíbe; no hay ningún sector económico que se base en el trabajo de los esclavos, a diferencia del siglo XIX, y ya no hay tampoco que moralmente luchar contra nadie que defienda el uso de esclavos.
Suerte de Bales, que es optimista. Y es que el esclavaje no desapareció hace más de cien años. Sólo lo prohibimos. Ahora hay que cumplir la ley. Para desgracia de al menos 27 millones de esclavos, somos un poco lentos.

Revistas del grupo

Publicidad