Engrandece

Rosario Bofill
Periodista
El perdón creo que es la piedra de toque del cristiano. Dice el Padrenuestro: “Perdónanos como nosotros perdonamos”. Y Jesús dijo que hay que perdonar setenta veces siete. Pero perdonar es lo más difícil que hay, aunque si de veras se perdona queda dentro una paz que no puede encontrarse de otro modo.
Perdonar y olvidar. Todavía más difícil olvidar, pero si no se olvida queda dentro un resquemor que nos roe y de cuando en cuando sale a la superficie y duele.
Para mí, una mujer o un hombre que no saben perdonar, o que no son capaces de pedir perdón, son muy poca cosa. El perdón engrandece a quien lo da y al que lo pide. Si no supiésemos perdonar o sabernos perdonados, no podríamos vivir.
Esto en el terreno individual. En la sociedad la historia es la llamada a reparar, en lo posible, el daño.

Revistas del grupo

Nuestra redacción

Publicidad