Mi biblioteca de Oriente Próximo

Juan Cierco
Juan Cierco Jiménez de Parga (Madrid, 1965) es periodista desde hace 20 años. Se especializó en información internacional y ha cubierto distintos conflictos bélicos: desde la Guerra del Golfo en 1991 a las de los Balcanes, Argelia, Afganistán o Chechenia. Ha entrevistado a monarcas, jefes de Estado y de Gobierno. Toda su trayectoria profesional ha estado ligada al diario ABC, para el que ha sido corresponsal en Moscú (19941998) y ahora lo es en Jerusalén, desde 1998. Colabora para la red de emisoras de Punto Radio y para la cadena de televisión Tele 5 y ha sido galardonado con los premios Cirilo Rodríguez y Club Internacional de Prensa, ambos como mejor corresponsal en el extranjero en 2002. En 2003 publicó su primer libro, Palabras entre balas y piedras, Conversaciones para comprender el conflicto de Oriente Próximo.

Para hablar de Oriente Próximo con cierto conocimiento de causa, nunca demasiado, resulta imprescindible, en mi modesta opinión, dos cosas. La primera, haber vivido varios años sobre el terreno; haber viajado de un país a otro; haber recorrido un país de norte a sur, de este a oeste; haber hablado con centenares de personas (jefes de Estado y de Gobierno, políticos, guerrilleros, soldados, activistas de derechos humanos, presos políticos y de guerra, intelectuales, hombres de religión, periodistas, pero también gente anónima de la calle, en sus casas, en su entorno, entre los suyos).
La segunda, haber leído, seguir leyendo mucho, de aquí y de allí, ensayos, novelas, poesía, teatro, biografías, libros de viaje. Difícil será encontrar una parte del mundo sobre la que más se haya escrito, sobre todo de un tiempo a esta parte, que sobre esta convulsa región de Oriente Próximo, una zona sobre la que se está permanentemente sobreinformado una vez sumergidos de lleno en las aguas de la globalización, sobre la que casi todo el mundo tiene una opinión, una postura, unos prejuicios, pero no demasiados conocimientos.
No creo posible explicar el ya de por sí complejo conflicto de Oriente Próximo si no se ha estado, si no se está en contacto casi diario con las gentes que lo habitan. Tampoco creo que un periodista que pretende transmitir al lector, al oyente, al espectador el sentido humano de este territorio que sobrevive a sacudidas pueda hacerlo sin una base sobre la que asentar sus sensaciones, su aprendizaje, su visión de una realidad muy distinta según los ojos que la escudriñan. Una base que encuentra, por supuesto, en los libros.
Lectura y convivencia, historia y presente, teoría y práctica, alma y corazón, elementos imprescindibles no sólo para acercarse, mirar y salir corriendo sino para penetrar en ese día a día con el que, desde la distancia, se desayunan, comen y cenan decenas de millones de personas a lo largo y ancho del mundo.
Un conflicto con tantos enfoques como libros publicados; con tantas perspectivas como periodistas enviados sobre el terreno; con tantos matices como personas que lo protagonizan, lo sufren, lo viven… y mueren.
Seis son los libros que he elegido de mi biblioteca para recomendarles. Seis libros, sólo seis por necesidades de espacio, que no tienen nada que ver entre sí, que no hablan siquiera de las mismas cosas, que no se detienen en Jerusalén sino que llegan hasta Bagdad o Beirut; que hablan de viajes, de periodismo, de ciudades y lugares santos, de países admirables pero ahogados en su particular amargura.
Con arbitrariedad, imposible evitarla. Sin orden, pero con concierto. Con permiso.

Edward Said,
Cubriendo el Islam
Acaba de ser traducida al castellano por el actual secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Bernardino León Gross y es, sin duda, una obra maestra, sobre todo en estos tiempos que corren en los que se sataniza al Islam y a los 1.200 millones de musulmanes que pueblan el planeta. Said desnuda hasta la humillación a los supuestos expertos sobre el Islam, a los periodistas que por haber estado dos semanas en un mismo lugar sin probar una cerveza pontifican sobre la cuestión en su vuelta a casa, en sus conferencias, sus supuestos libros, sus artículos. El autor repasa el tratamiento de los medios, sobre todo y por encima de todos los norteamericanos, del islam como una entidad monolítica en donde sólo caben palabras no siempre bien escogidas como terrorismo y fanatismo religioso. Said también se ceba en las dictaduras y las monarquías feudales de la región que justifican sus regímenes represivos bajo el paraguas de un islam que le roban a sus ciudadanos. Cubriendo el islam es un libro imprescindible en la obra del escritor palestino, pero tiene tantos otros recomendables.

Karen Armstrong,
Jerusalén, Una ciudad y tres religiones
Basta con pasear el Viernes Santo por la Ciudad Vieja de Jerusalén (los cristianos con sus procesiones por la Vía Dolorosa; los musulmanes en su día sagrado de oración rumbo a la Explanada de las Mezquitas; los judíos al comienzo del sabat ante el Muro de las Lamentaciones) para darse cuenta del desafío del pluralismo religioso al que se enfrenta este lugar santo. Lugar no sólo repleto de enorme simbolismo, como explica esta escritora británica que fue monja católica durante siete años, sino con conexiones físicas y humanas muy arraigadas a los cristianos, los judíos y los musulmanes que lo habitan. Jerusalén es una ciudad sobre la que piensan millones de personas en todo el mundo a cada momento pero también en la que viven 600.000 personas tan distintas entre sí como un cristiano ortodoxo de un católico, un musulmán de un judío, un judío sefardí de un judío ashkenazí, un laico de un fervoroso creyente. Mundos todos presentes en Jerusalén, una ciudad y tres religiones, de la autora de Una historia de Dios.

Norman G. Finkelstein,
Imagen y realidad del conflicto palestino-​israelí
Es Finkelstein uno de los autores judíos más controvertidos de los últimos años. Sus obras nunca han caído bien, tampoco en saco roto, en Israel, que no le perdona sus denuncias por los abusos contra los palestinos, su visión crítica del movimiento sionista, su dureza contra la complacencia de la opinión pública occidental por considerar irreversible la ocupación israelí de los territorios palestinos. Finkelstein bucea en los orígenes del conflicto; explica, con su particular manera de hacerlo, los distintos episodios; se detiene en los objetivos estratégicos, en los supuestos ideológicos, en los contubernios políticos y señala con el dedo acusador la falsificación de la historia. Una cita, de Joseph Conrad en El corazón de las tinieblas, que recoge Finkelstein en las primeras páginas, anticipa el sentido de su ensayo: “La conquista de la tierra, lo que fundamentalmente significa arrebatársela a quienes tienen un color diferente del nuestro o una nariz ligeramente más aplastada, no es algo de lo que quepa enorgullecerse cuando se considera atentamente”.

Rafael Dezcallar,
Entre el desierto y el mar
Un libro de viajes en el que no aparece un aeropuerto. Un libro de viajes en el que no se recomienda un restaurante. Un libro de viajes –muchos son en realidad guías obsoletas – , que no sólo te mueve por el espacio sino que te lleva de la mano en el tiempo. Entre el desierto y el mar te cuela en Jaffa, te acompaña por Tel Aviv, te ayuda a perderte por Jerusalén, te describe los monasterios del desierto, te enseña la Galilea, te parapeta ante las fronteras de Israel, nunca del todo definidas. Dezcallar, diplomático de profesión, observador de vocación, habla por boca de sus amigos de la zona, de sus conocidos, de esos personajes singulares que lo habían paseado a él antes que él a nosotros por esa franja de tierra, Entre el desierto y el mar, cargada de civilización e historia, de guerras, de creencias, de seres humanos, en definitiva. Tierra santa para muchos, maldita para otros, nunca mejor reflejada en unas páginas que te cuelan, te acompañan, te ayudan a perderte por un recorrido fascinante por el pasado y por el presente de Israel y Palestina.

Eugenio García Gascón,
Israel en la encrucijada
¿Cuál es la mentalidad existente hoy en día en Israel? ¿Cuál es su historia? ¿Es Israel una democracia plena al estilo occidental? ¿Tiene primacía el hecho religioso en la política del país? ¿Es en definitiva Israel un Estado teocrático? ¿Qué es Israel? Todas las respuestas a estas preguntas, y muchas más, se encuentran en el libro de García Gascón, periodista en la región desde hace muchos años, y testigo privilegiado no sólo ya de guerras, intifadas, elecciones, sino de la evolución que día a día, también en su historia, se ha producido en el Estado de Israel desde su creación en 1948. Una lectura fuera de los tópicos habituales, muy cercana a las costumbres, a las tradiciones milenarias, al dinamismo de un país, como su autor dice en el título de su obra, en la encrucijada.

Tomás Alcoverro,
El decano. De Beirut a Bagdad: 30 años de crónicas
Es la guinda de un recorrido que no tiene principio ni fin, que no tiene por qué detenerse en Jerusalén, volar hasta Ammán o pernoctar en Damasco. Quien esta particular biblioteca recomienda no es sino un modesto periodista afincado durante años en la zona más convulsa del planeta y que tanto ha aprendido de un maestro de periodistas españoles en la región. Hablar de Oriente Próximo, de sus últimos 30 años, y no hacerlo de Tomás Alcoverro, es pecado. El corresponsal de La Vanguardia nos regala para nuestro deleite un libro que recoge sus mejores crónicas en estas tres décadas, crónicas como las que se escribían antes no como las que escribimos ahora, en los actuales y malditos tiempos de la globalización e inmediatez, cuidadas hasta el más mínimo detalle bajo el fuego de los cañones que aislaban Beirut, bajo el estruendo de los bombardeos sobre el Iraq de Sadam Husein. Crónicas donde sus protagonistas tienen cara, no son personajes anónimos sino que se presentan con su nombre y apellido, donde se sufre y se disfruta, se aprende y comparte. Crónicas como deben ser.

Revistas del grupo

Nuestra redacción

Publicidad