Medicina

Jordi Delás. Médico
De los avances en medicina, por su repercusión en amplios sectores de la sociedad, cabe destacar tres especiales líneas de innovación.

1 Tratamiento de las infecciones por virus. Las grandes epidemias de gripe o viruela causaron antaño gran mortalidad. Posteriormente, una afección por virus, un virus, se vinculaba a una enfermedad extraña y aislada o a alguna afectación benigna y trivial. Sin embargo, en los últimos años han aparecido con fuerza importantes enfermedades producidas por el virus de las vacas locas, de Ébola, sida y hepatitis que han promovido dotar de grandes recursos a la investigación de las infecciones virales. La enfermedad por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) que produce el síndrome de la inmunodeficiencia humana o sida ha pasado a ser controlado, que no curado, en una vertiginosa carrera de pocas décadas. Fundamentalmente con la suma de tres o más distintos medicamentos administrados de forma simultánea. El futuro nos ha de mostrar combinaciones más cómodas y una asociación que en buena parte de las veces permita la suspensión del tratamiento.
A la sombra del sida se ha mostrado cada vez más agresiva la hepatitis C. Lecciones del VIH se han aplicado en su tratamiento. Suele ser más incómodo pero limitado en el tiempo a diferencia del virus del sida, que hoy por hoy implica un tratamiento indefinido. En un futuro muy cercano se esperan grandes novedades en el tratamiento de esta infección que afecta a tantas personas. Tratamientos aún más cortos y mejor tolerados.

2 La cirugía parece no tener límites. Por un lado disminuyen los efectos sobre la persona, con ópticas e instrumentos –laparoscopia, endoscopia– que cambian las grandes incisiones por pequeñas punciones. Pero también alcanza nuevos ámbitos. Se aplica dentro de la placenta materna y los trasplantes permiten devolver la calidad de vida a personas con pronóstico muy desfavorable. No sólo se multiplican las posibilidades de los trasplantes, sino que permiten la donación de personas vivas, de parte de órganos como el hígado y el abordaje de grandes y complejas estructuras como el trasplante de cara.

3 Pero el gran reto de la medicina es la prevención de la enfermedad. En este sentido cabe colocar el desarrollo de nuevas vacunas frente a antiguas y nuevas enfermedades. Son importantes los trabajos para hallar una efectiva y aplicable vacuna frente a la malaria, que diezma la población de países con escasos recursos sociales. También la vacuna frente al virus del sida en un doble concepto, prevenir la enfermedad y favorecer el desarrollo de la capacidad de defensa de la persona ya infectada. Vacunas en la prevención del cáncer, como la vacuna para el virus del papiloma humano y su impacto en la disminución del cáncer del cuello de matriz. La medicina se ha beneficiado del desarrollo de ciencias afines: física, farmacia, biología, informática. El futuro exige la colaboración de ciencias sociales, economía, derecho, ciencias políticas, para que los nuevos avances no dejen al margen una buena parte de la población mundial.

Revistas del grupo

Nuestra redacción

Publicidad