1993. Derecho civil y amor

Pablo García Casado
Poeta
Fue el verano de 1993. Regresé de recorrer en bici el camino de Santiago, y en Córdoba me esperaba un agosto de derecho civil. Mis padres estaban en la playa y yo tenía todo el piso para mí y para una chica con la que salía. Estudiábamos, hacíamos el amor, trasnochábamos. Fueron cuatro semanas de vida en común bajo la canícula del verano interior. Una felicidad truncada el 30 de agosto, cuando mis padres se presentaron por sorpresa un día antes de lo previsto. Por cierto, que la chica de entonces es ahora mi mujer.

Revistas del grupo

Nuestra redacción

Publicidad