El estilo

El embajador de Estados Unidos en Naciones Unidas, John Bolton, ha abandonado su cargo. Su nombramiento, hace un año y medio, fue comprometido. Bolton había hablado mal y sin reparos de ese organismo internacional. Ahora se va –forzado por el nuevo Congreso norteamericano– sin haber conseguido las reformas que pretendía. Según un alto funcionario de Naciones Unidas, “sin él, el proceso de reforma hubiera sido más sencillo. Eso no significa que todo lo que hizo fuera negativo. Necesitábamos a alguien que diera un puñetazo sobre la mesa. El gran problema con Bolton no es lo que trataba de conseguir, sino su estilo”. Cuidado con el estilo.
Esta lección sobre el estilo hubiera podido ayudar en algún momento al jefe de Bolton, el presidente George W. Bush. Las ideas son importantes en política, pero saber llevarlas a cabo con los apoyos necesarios, lo es más. El presidente ha visto ahora cómo el Grupo de Estudio sobre Iraq, que a inicios de diciembre presentó 79 recomendaciones para mejorar la situación norteamericana en la guerra en Iraq, daba como una de las prioridades establecer relaciones diplomáticas con Irán y Siria, para que echen una mano. No va a serle fácil al presidente poder hablar con estos dos países. Además del poco interés que deben tener sirios e iranís en que las cosas mejoren en Iraq, ayuda poco incluir a países en un supuesto “eje del mal” y poner condicines imposibles para el diálogo. Hay que ser más listos en política. La pena para los demás es que el mundo ganaría en tranquilidad si estos países mejoraran su estilo diplomático.
Que el estilo es esencial en política lo demuestra Barack Obama. Obama es quizá todavía una figura desconocida, pero lo será menos cada día. Obama es un senador norteamericano negro y demócrata, de 45 años, y está rumiando si se presenta a las elecciones presidenciales de 2008. Si lo hace, es el único en su partido que de momento puede hacer sombra a Hillary Clinton. Su propuesta es simple: “Ir más allá del destruye y quema, de la política muy ideologizada que nos ha atascado en las últimas décadas”. Después de una presidencia como la actual, las palabras de Obama suenan bien.
Sonarían también muy bien si las dijeran algunos políticos que nos caen más cerca.

Revistas del grupo

Publicidad