He deseado morir de felicidad

David Jou
En algunas ocasiones he sido tan feliz que he deseado morir. Me sentía tan cerca de lo que pueda ser el cielo, todo brillaba con un sentido tan pleno, que parecía que, olvidado el cuerpo, ya nada faltara sino salir del tiempo o entrar en la eternidad. Pero esto son tan sólo instantes. En la vida cotidiana, pensar en la muerte me impulsa a la selección y la fidelidad. La conciencia de la muerte es una piedra de toque para valorar los objetivos de la vida y relativizar las preocupaciones pasajeras; ante la perspectiva de morir, la mayoría de los unos y de las otras se evaporan en la irrisoriedad. Para los amores y afanes que resisten este escrutinio, que parecen vertebrar la vida y otorgarle un sentido profundo, el horizonte de la muerte acrecienta su valor e invita a serles fiel, a perseverar en ellos, a verlos como nuestra máxima riqueza y nuestra libertad más esencial.

Poeta y catedrático de Física

Revistas del grupo

Publicidad