Más optimismo

David Jou
Conservaría el recuerdo ardiente de Cristo, la ilusión por Dios, el servicio a los pobres. Veinte siglos de pensamiento, de arte, de consuelo. La vocación de universalidad y de paz. Saber combinar la exigencia y el perdón.
Añadiría creyentes más comprometidos, más activos, más ilusionados, más cultos, más conocedores de los textos sagrados y de la tradición cultural y espiritual cristiana. Acceso de la mujer al diaconado, ahora mismo; al presbiterado, después de algunos años de rodaje. Y más música, más arte, más ensayo, más sabor, más optimismo.
Eliminaría peso, fatuidad, pesimismo, autoritarismo, caras tristes.

Revistas del grupo

Nuestra redacción

Publicidad