Un deseable día

Jordi Delás
Un deseable día no será noticia que nuestros compañeros sean rubios, morenas, altas, bajos, obesos, flacas. Que presida el gobierno alguien nacido en Andalucía, Cataluña, Castilla, este de Europa, norte de África, sur de América o sur de África. Que mi jefe sea una mujer o que mi jefa sea un hombre.
Mientras, que haya en el consejo de ministros más mujeres que hombres no tiene mayor importancia –el talento o la casualidad no tienen por qué estar ligados al sexo– que el impacto sobre las actividades diarias. Significa un vigoroso espaldarazo al papel de las mujeres en las tareas de responsabilidad, que va a dar un toque de naturalidad en el desempeño de puestos de decisión por mujeres.
La diferencia laboral, profesional proviene del papel que se ha atribuido a hombres y mujeres en la asunción de tareas. La mujer se ha incorporado al mundo del trabajo con el plus de sus responsabilidades familiares. Y ha provocado un cambio en el desempeño de tareas domésticas y en los límites a la dedicación al trabajo. Ha sido muy importante la tendencia, en general, a destacar que hay vida más allá de las horas de trabajo, la voluntad de no sobrepasar el horario pactado, conciliar vida laboral y personal y recuperar tiempo para el tiempo libre. Este es el gran legado al que se han incorporado también los hombres. Ahora lo que es importante es que los hombres trabajen como les han enseñado las mujeres y no al revés.

Revistas del grupo

Publicidad