De memoria

María Victoria Atencia
Es uno de los poemas más bellos de Muñoz Rojas, y la prueba de ello es que lo he recordado de memoria toda mi vida. Destaca sobre todo por su gran sencillez y porque refleja fielmente el alma andaluza.


SI TE LLAMO AZUCENA, SI TE LLAMO

Si te llamo azucena, si te llamo,
¿a qué jardín del mundo no le obligo?
Si te digo romero, si te digo,
¿a qué monte del mundo no reclamo

que tenga tu color y olor? Te amo
por el romero en ti, porque te sigo
como a jardín del alma que te digo,
como monte del alma que te llamo.

Y con tanto nombrarte y renombrarte
sin variar de nombre, a cada cosa
bella, la voy llamando con mi acento

y las dejo morir al silenciarte,
y si digo azucena y digo rosa,
las nombro a ellas, pero a ti te siento.

Revistas del grupo

Nuestra redacción

Publicidad