Estar contentos

Norbert Bilbeny
Catedrático de Ética de la Universidad de Barcelona
No soy teólogo, pero por “practicante” entiendo quien “pone en práctica” una religión, sin limitarse a sus “prácticas”. Creo que un “creyente” es quien tiene fe, más que creencias; y un “practicante” quien traduce en actos aquélla. En el cristianismo: abstenerse de propiedades, perdonar las ofensas y estar contento, porque sentimos a Dios muy cerca. Me parece que hay muchos que van a misa y cumplen los sacramentos, pero ¿hay que llamarles sólo por eso “practicantes”? Yo no identifico la religión con lo sacro, ni el culto con los sacramentos. El evangelio predica el amor, no éstos.

Revistas del grupo

Publicidad