Barcelona, poemas sobre el horror

Como ya hicimos con nuestro Pliego tras la horrible matanza del 11 de marzo de 2004 en Madrid, acudimos de nuevo a la poesía como condolencia y consuelo, como meditación y tal vez como esperanza. Ahora Barcelona, la ciudad donde se edita El Ciervo, nuestro hogar, ha revivido la experiencia del horror: a primera hora de la tarde del 17 de agosto una furgoneta se lanzó contra los paseantes de la Rambla y recorrió quinientos metros atropellando a todo el que pudo. Mató a catorce personas, dos de ellas niños, y dejó 120 heridos. Una muerte más se cobró el terrorista una hora después cuando tras huir de la Rambla burló el cerco policial a la salida de Barcelona. La misma noche, otros miembros de ese grupo yihadista mataron a cuchilladas a una mujer en el paseo marítimo de Cambrils. También murieron ocho terroristas: el imán, jefe del grupo, y seis jóvenes de entre 17 y 24 años, de familias marroquíes vecinas de Ripoll. A los pies de esta Rambla ensangrentada dejamos nuestro Pliego con seis poemas escritos expresamente para él, dos más recuperados de nuestro libro Poemas para la paz y la ilustración confortante de Mariscal, mientras se retiran las flores del duelo que allí depositaron miles de ciudadanos de todo el mundo y vuelve, imparable, la vida a la ciudad.

Las Ramblas de Barcelona, 17VIII2017

…y, sin embargo,

canta un pájaro,

está brillando el sol

y se diría

que el mundo es como antes

de un ayer

que fue todo dolor

y en el que fuimos tantos

aplastados

por un carro de fuego.

Queda ahora una herida

que no puede cerrarse

y un futuro

que cambia a cada instante.

José Corredor Matheos

Revistas del grupo

Nuestra redacción

Publicidad