Blog  

El autor se confiesa: Irene Solà

3146
27-06-2019

Hace unos meses se hacía público el nombre de la ganadora de la cuarta edición del premio Llibres Anagrama, siendo Irene Solà la premiada por su novela Canto jo i la muntanya balla. Recientemente se ha publicado el título en catalán y castellano por esta misma editorial y, por ello, su autora se confiesa en el blog de El Ciervo para contarnos cómo fue el proceso creativo y de escritura. Ganadora del premio Documenta en 2017 con la novela Els dics, Irene Solà presenta una obra atravesada por la fantasía, la multiplicidad de voces y la mitología local sin perder la ironía y el sentido del humor.

El proceso creativo de Canto yo y la montaña baila empezó como una investigación. Como una búsqueda y como un montón de lecturas y preguntas, paralelas al proceso de terminar mi primera novela Els dics (Los diques). Porque, aunque el proceso de pulimiento de un texto me parece vital, debo confesar –si lo que estamos haciendo es una confesión–, que el inicio de un proyecto, que la búsqueda, que las posibilidades infinitas, las primeras conexiones de ideas, la aparición fantasmagórica y temprana de los personajes, y la alegría infinita de tirar una piedrecita montaña abajo y ver que rueda y que rueda, me parece apasionante. Así que mientras trabajaba afinando una novela que ya estaba prácticamente terminada (al menos por lo que a la creatividad se refiere), empecé a investigar sobre temas que llamaban mi atención. Las primeras cosas sobre las que leí fueron mujeres de agua (personajes mitológicos del Pirineo catalán, aunque hay mujeres de agua en todas partes, con nombres distintos en cada sitio), procesos judiciales por brujería, rayos mortales y accidentes de caza. Entendí muy deprisa dos juegos estructurales a los que iba a jugar en este proyecto y vi con una claridad casi orgánica que iba a irme hacia el Pre-Pirineo Catalán. El primer juego iba a ser investigar con las voces, con las miradas, con las perspectivas y las subjetividades narrativas de todos aquellos que habitasen ese trozo de mundo (mujeres y hombres, pero también animales, nubes, setas, fantasmas, y personajes mitológicos y literarios). Elegí enseguida el espacio, el paisaje, el trocito de mundo: el Pre-Pirineo catalán, los valles entre Camprodon y Prats de Molló. Y esto me llevó al segundo juego: imaginar todas las historias, todas las anécdotas, todas las vidas y todos los acontecimientos que han pasado encima de un territorio como capas (casi geológicas) que lo cubren. Y querer contarlas todas. Y si bien todos los sitios están llenos y cubiertos de historias, en el Pre-Pirineo catalán cabían muchas de las que yo quería contar e investigar.

Así que empecé a visitar la zona tan a menudo como pude, a andar, a preguntar. Y siempre digo que esta historia, esta novela, estas ideas me invadieron. Me atacaron y se metieron dentro y durante un tiempo ocuparon todo el espacio. Y en medio de todo este trabajo casi obsesivo, de los paseos, las lecturas y las preguntas, aparecieron los personajes principales, Mia, Hilari y Jaume, y entendí los lazos que los atarían y los que los separarían, y todos los personajes que me iban a ayudar a contar esta historia, contando a su vez, cada cuál, su propio cuento.

Y empecé a escribir el primer capítulo, que de hecho es el primero de la novela, sin haber terminado la investigación ni haber tomado todas las decisiones, y seguí así, tirando de la elasticidad, infinitud e irreverencia de las palabras para meterme dentro de tantas posibles voces como se me ocurrieran, y para investigar y preguntar sobre todo lo que apareciese en el camino, la Retirada Republicana o la Fiesta del Oso. Y confieso –de nuevo– que todo lo que hice, lo hice des de la mas seria y profunda diversión.

0.0
Publicaciones relacionadas: El autor se confiesa: José Ignacio Carnero El autor se confiesa: Elvira Navarro El autor se confiesa: Munir Hachemi El autor se confiesa: Caroline Lamarche El autor se confiesa: Marta Orriols El autor se confiesa: Miguel Ángel Hernández El autor se confiesa: Karlos Linazasoro
Literatura narrativa el autor se confiesa Irene Solà Canto yo y la montaña baila Anagrama

No hay ningún comentario de momento...

Escribir un comentario

Su correo electrónico no será publicado.